Nombre del Proyecto

Cromática

  • Curadora

    Blanca de la Torre

Información del Proyecto

Cromática es un proyecto que se compone de una serie de obras que parten de la idea de la sinestesia para establecer diferentes relaciones y modelos organizativos de asociaciones sensoriales.

En este proyecto, el rescate de las tradiciones es visto como vehículo de preservación de la memoria, y por ello técnicas de la artesanía ancestral como los textiles o la cerámica están presentes.

Tres colores son el epicentro conceptual de Cromática, que a su vez refieren a los tres grandes reinos de la naturaleza: el animal, el rojo de la grana cochinilla; el reino vegetal, del azul añil; y los pigmentos minerales que se utilizan para la realización del amarillo.

Estos tres ejes desplegan todo un abanico de disciplinas a partir de conexiones que establecen correspondencias entre tecnologías, entendimiento y pensamiento. El elemento clave en este proyecto es el el sonido del trabajo, el de los propios materiales, y el del color.

Cromática

 

Es un acción sonora con telares, grabada en video, que se realizó durante la inaugración de la exhibición Cromática en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca el 14 de Agosto del 2015, donde los tejedores Marison García, Tomás Mendoza y Ernesto Mendoza, de Teotitlán del Valle, tejieron en sus telares utilizando los tres colores de los que parte la serie de obras que compone este proyecto.

Cromática, 2015. Acción sonora con telares Video HD 02:20 "Edición de 3 + 2 P / A.

Colores primarios

 

Esta obra se trata de un telar realizado en el Taller 8 de Teotitlán del Valle. El tejedor Juan Pérez Martínez fue realizando el tapiz frente al público durante el transcurso de la exposición en el mismo museo, donde se muestra un esquema con los conceptos clave que generaron el corpus de este proyecto. Los hilos de lana fueron tejidos en el taller de la maestra Magdalena García.

Colores primarios, 2015. Instalación de telar y tapiz en proceso.

 

Zanfona

 

Esta obra es un antiguo telar transformado en instrumento de cuerdas por Saúl Moisés Revilla y Jesús Ramirez Ortiz, del Taller Inti de Laudería de Oaxaca, cuyo modelo parte de un antiguo instrumento musical del S. XIV, la zanfona. En Zanfona, conviven la función del rozamiento continuo de cuerdas con el funcionamiento básico del telar.

Zanfona, 2015. Madera, cuerdas, manivela, pedales. 240 x 160 x 180 cms.

 

 

 

Beneficio de la Grana Cochinilla

 

Esta obra se compone de una serie de bordados en punto de cruz con hilo tejido con grana cochinilla.
Los bordados han sido realizados por María Santiago y están basados en las ilustraciones del libro de José Antonio Alzate de 1794 “Beneficio de la grana cochinilla”.

Beneficio de grana cochinilla, 2015. Serie de once bordados en punto de cruz con hilo teñido de escarlata, basado en las hojas del libro "Beneficio de Grana Cochinilla" de José Antonio Alzate, de 1794. Manta de algodón y seda hilo teñido de escarlata. Medidas variables.

Ocarinas amarillas

 

Instalación sonora de 16 ocarinas de cerámica con forma de pájaro en 16 tonos de
amarillo, realizadas por el taller Coatlicue de la familia Martínez, de Santa
Maria Atzompa, Oaxaca. El tamaño de los pájaros determina el tono del sonido.

Ocarinas amarillas 2015. Flautas tradicionales de arcilla, coloreadas con 16 suelos de montañas, mangueras de plástico y fuelles. Bases de madera. Dimensiones variables.

La Molienda

 

Esta obra se trarta de una instalación de metates y grana cochinilla y un video de la acción de la molienda de la grana, realizada por 19 mujeres en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca.

La Molienda, 2015. Instalación y acción en vivo, 18 metates de piedra, grana cochinilla y video HD. Medidas variables.

Nocheztli

 

Instalación a partir de 800 pencas de nopal infestadas de grana cochinilla. La grana fina era llamada en náhuatl “nocheztli”, palabra que quiere decir “sangre de tunas”, y era utilizada tanto para teñir cerámica y textiles como para la escritura y el dibujo en murales y papel amate. En zapoteco es denominada “bee”, y en mixteco “nduco”.

La cochinilla fina (Dactylopius Coccus Costa) es un insecto domesticado en México que vive como parásito en la superficie de los nopales, y se cultiva desde tiempos prehispánicos para la producción de la grana, colorante rojo muy cotizado por sus múltiples usos en el teñido de fibras textiles, la industria alimenticia, en productos cosméticos, entre otros usos.

Se cultiva por periodos de 80-90 días y su ciclo de vida se inicia cuando del huevo sale una larva pequeña que se asienta en una penca de nopal y pasa por varias etapas de desarrollo. El colorante se extrae de las hembras adultas, cuyas ninfas quedan fijas en una de las caras de la penca, donde succionan los jugos de la planta. Para la producción de la grana se requiere un cultivo intensivo y cuidadoso de la grana fina que implica limpiar, seleccionar y recolectar a mano a los insectos, penca por penca.

Las pencas utilizadas en esta instalación provienen del Centro de Difusión para el Conocimiento de la Grana Cochinilla Tlapanocheztli, del maestro Manuel Loera.

Nocheztli, 2015. Instalación con nopal infestado de cochinilla y pared roja. Medidas variables.

Acerca del rojo

 

Serie de bordados en aro con frases relacionadas al color rojo.

Acerca del rojo, 2015. Bordado a mano sobre algodón en aros de madera. Dimensiones variables.

Acerca del azul

 

Serie de bordados en aro con frases relacionadas al color azul.

Acerca del azul, 2015. Bordado a mano sobre algodón en aros de madera. Dimensiones variables.

Acerca del amarillo

 

Serie de bordados en aro con frases relacionadas al color amarillo.

Acerca del amarillo, 2015. Bordado a mano sobre algodón en aros de madera. Dimensiones variables.

Donde nace el azul

 

Esta pieza en video, retrata una visita a Niltepec donde el maestro Octaviano muestra una de sus parcelas de jiquilte. El tiempo no es propio aún y la plaga se empieza a manifestar. No han llegado las lluvias esperadas, ni el sol ha calentado lo suficiente. Si el tiempo no es propicio el azul no nacerá de ese verdor.

Donde nace el azul, 2015. Video HD 03:40".

Recetas

 

Esta obra se compone de recetas escritas con tinta sobre papel.

Recetas, 2015. Tinta sobre papel. 50 x 40 cms cada uno.

La Carda

 

Esta instalación se realizó en colaboración con Beto Ruiz y esta compuesta por lana cardada y sonido.

La Carda, 2015. Instalación de sonido y video HD 17 kilogramos de lana (blanco, negro y gris) cargados en cestas de mimbre, cepillos para tarjetas Pieza de audio 12:06 ". Medidas variables.

 

 

 

 

Colores antiguos

 

Esta obra se compone de una serie de inyecciones de tinta sobre papel Cinabrio: Hermatites, Ocre Rojo, Rojo Ercolano, Rojo de Venecia, Azurita, Índigo, Lapiz Lázuli, Cetrina, Amarillo de Nápoles Verdadero, Limonita, Ocre Dorado, Ocre Jaune, Ocre Amarillo Oscuro y Oropimente.

Colores antiguos, 2015. Inyección de tinta sobre papel. Serie de impresiones digitales con fotografías de pigmentos antiguos 7 amarillos, 5 rojos y 3 azules. Edición de 3 + 2 P / A.

El Anuncio

 

Esta pieza de video es el registro de un perifoneo realizado en San Baltazar Chichicapam
para convocar a productores de lana.

El Anuncio, 2015. Video HD. 2:41 ".

La Urdimbre

 

Se trata de una escultura de urdidora de madera con hilos tejidos de azul añil que fue activada en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca por el maestro Virgilio García, sobre el modo en que sepreparan los hilos para ser tejidos. Esta obra también esta compuesta por un video grabado en el taller del Maestro Fernando Martínez.

La Urdimbre, 2015. Instalación. Madera, hilo teñido con pigmentos naturales y video. Duración del video 3:27 min. Ed. 1/3 + 2 P.A.

 

 

 

Flores del Istmo

 

Video instalación de dos canales sobre una abstracción pictórica a partir de bordados del Istmo oaxaqueño, piezas de los años 40, 50 y 60 de la colección del maestro Remigio Mestas.

Flores del Istmo, 2015. Video HD de dos canales, abstracción pictórica de una colección de bordados de los años 20 y 30 del Istmo 5:00 ". Edición de 3 + 2 P / A.

Las pilas del añil

 

Instalación de pilas de cemento para la fabricación del azul añil. El azul añil se obtiene después de procesar una planta del género Indigófera conocida como jiquilte. Para su extracción se usa la técnica de las tres pilas. Se colocan las plantas en la primera pila y se cubren con agua de río durante una noche, la planta "hierve" en el proceso de fermentación. Una vez que el proceso de fermentación ha concluido, se drena a la segunda pila, en donde utilizando los llamados "remos" se bate el líquido para forzar su oxidación y se agrega una fruta llamada gulavere, que completa el proceso. Cuando la espuma adquiere el tono azul deseado, el líquido se drena a una tercera pila donde finalmente se recoge el pigmento.
El maestro Octaviano Pérez Antonio realiza el proceso de producción del pigmento en sitio, una vez que el clima es propicio y la planta esté a punto.

Las pilas del añil, 2015. Instalación en sitio. Hormigón, madera. Acción en vivo con planta de jiquilete (de donde se extrae el azul índigo). 400 x 180 x 200 cms. 7 pacas de lana de colores.

 

 

 

 

Desde la presunción positivista de la existencia de un sistema de conocimiento completo y verdadero hasta los modelos de orden cartesiano que sólo permitían lecturas en una dirección determinada, la mayoría de los modelos de ordenación epistemológica reflejan una obsesión por la direccionalidad que resulta un tanto contradictoria cuanto más cantidad y variedad de estudio pretende abarcarse.

Partiendo de la búsqueda de otros modos de articular el pensamiento, Tania Candiani desarrolla un proyecto específico para el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, región conocida por la preservación de diversas tradiciones artesanales, que la artista toma como punto de partida para establecer diferentes relaciones y modelos organizativos de asociaciones sensoriales. Tradiciones ancestrales como los textiles o la cerámica están presentes en el proyecto, pero serán especialmente tres colores los que se toman como punto de partida y que a su vez nos contactan con los tres grandes reinos de la naturaleza: el animal, proveniente del rojo que se cultiva por medio de la grana cochinilla, el reino vegetal del azul añil y los pigmentos minerales que se utilizan para la realización del amarillo. Estos tres ejes irán desplegando todo un abanico de disciplinas a partir de puentes de conexión que establecen correspondencias entre tecnologías, entendimiento y pensamiento a través de una compleja trama de nodos que forman redes simbólicas de estructura rizomática. El rescate de este tipo de tradiciones es importante como vehículo de preservación de la memoria. Por otro lado, en un plano neurológico, las asociaciones que producimos en nuestro cerebro no funcionan de manera lineal, sino que suelen ser más personales, ocultas o basadas en sensaciones que mutan y se fusionan unas con otras. De este modo, el telón de fondo consiste en aplicar la arqueología del conocimiento al desarrollo de una exposición donde se cuestionan las lógicas curatoriales al uso y los cruces entre materias dispares que nos hablan de otros vínculos poisbles en la gestión del saber y de la memoria. La muestra se desarrolla a lo largo de diez salas y un patio que permite al paseante descubrir una de las instalaciones desde el exterior, una mirada abierta desde la calle principal. Las salas se distribuyen en base a los tres colores mencionados, encontrándonos así un par de recintos dedicados exclusivamente al rojo y al azul respectivamente, así como un gran espacio para el amarillo, reservándose las restantes al desarrollo de los conceptos generales planteados a partir de los tres colores en conjunto. Al comenzar el recorrido el público encontrará una sala que ilustra el planteamiento general a partir de un gráfico que esquematiza el ordenamiento propuesto y donde en un gran telar de tres metros un tejedor de Teotitlán del Valle irá tejiendo un tapiz de dicho bosquejo durante el tiempo que la exhibición permanece abierta. El siguiente espacio se centra en la música y la sinestesia, dos de los conceptos que desarrolla la investigación. Continuando el análisis de la correlación entre estas dos ideas, varias obras giran alrededor de una pieza clave dentro del proyecto: un telar transformado en instrumento musical.

De aquí pasamos a las salas rojas, donde convive un corpus de obra que va desde bordados sobre la recolección de la grana cochinilla, basados en las ilustraciones del libro de José Antonio alzate de 1794 «Beneficio de la grana cochinilla», pasando por el video, la escultura o la instalación. Estas salas también nos permiten divisar desde sus ventanas la instalación del patio de paredes rojas, constituida a partir de mesas de nopal con la propia grana desde su nacimiento y en diferentes estados de crecimiento. Las salas azules también mostrarán parte del procedimiento de realización del azul añil a partir de la esculturización de las pilas utilizadas para su producción y de una urdidora, que se acompañan de madejas en diferentes variaciones de azules colgadas de ramas talladas en forma de perchero, comúnmente conocidas como garabatos. La relación de los pigmentos minerales con el sonido es la escencia de la sala amarilla, a partir de una pieza sonora con ocarinas de cerámica de hasta dieciséis matices de amarillos, con forma de pájaros de diferentes tamaños que determinan los diferentes tonos resultantes. El recorrido culmina en otras dos salas donde los tres colores están presentes en diferentes formas: de videos, de recetas para fabricar los colores, o a través de frases bordadas un tanto insólitas como: «los pulpos se ponen rojos cuando se enojan», «vemos las ranas verdes pero son amarillas», o «los gatos blancos de ojos azules son sordos». En cierto modo aquí nos damos cuenta de que éste podría perfectamente ser el inicio de la exposición, ya que el recorrido funciona de manera bidireccional. Las técnicas y las herramientas están presentes en todo momento: a partir de la instalación de metates donde se machaca la grana para producir el rojo, de las pilas para remar la planta del añil, las ollas de los tintoreros, o las jícaras para los pigmentos amarillos. La mano del maestro de la tradición estará así doblemente presente. Y es que uno de los puntos clave de la exhibición es la apropiación y reivindicación del proceso artesanal para llevarlo al contexto de lo contemporáneo. Esta idea está exteriorizada no solamente a través de las obras sino también a partir del apartado performativo que se torna clave en el proyecto: algunos de los maestros artesanos ejecutarán su trabajo dentro del espacio expositivo, así como se desarrollarán diversas acciones de activación. El objetivo general es, ante todo, crear una suerte de sistema de sistemas que introduce al espectador en un ambiente sensorial de transmisión de conocimiento y subjetividades que se plantea, simultáneamente, como mapa abierto a una interpretación personal y a múltiples canales de relectura y apertura de nuevos posibles.

Blanca de la Torre

Curadora

 

Cromática-comprimido

 

Download

Tres Columnas